24 mar. 2013

Hay que acabar con ellos....

 
 
 
 
 
 
Los hombres que detienen el corazón del lince,
los que apagan las selvas con el fuego,
los que arrojan al mar el cáncer del petróleo,
los que venden la piel del leopardo,
los que compran la estatua de marfil,
malditos sean.
 
 
 
 
 
Los que ocultan el sol en torres de cemento,
los que transforman bosques en ceniza,
los que llevan el agua de la muerte a las nubes
y el óxido a los ríos
malditos sean.
 
Los que derriban árboles en nombre del dinero,
los que cazan ballenas en nombre del mercado,
los que hieren la atmósfera en nombre del futuro,
malditos sean.
 
Que sus vasos se llenen de cicuta,
que sus anillos de oro se conviertan en víboras,
que las monedas ardan en sus manos.
 
Maldito sea su mundo de luz envenenada,
su silencio sin lluvia,
su oxígeno sombrío.
 
Maldito sea su mundo sin peces ni madera,
su horizonte de escombros,
su amanecer sin pájaros.
 
Hay que acabar con ellos,
enemigos del verde,
cómplices de la ciénaga,
sicarios de la bruma.
 
Hay que acabar con ellos,
exterminar su plaga.
Hay que acabar con ellos
en nombre de la vida.
 
Benjamin Prado

Seguidores